¿Quieres estar en forma? Conoce los beneficios de los ejercicios isométricos

0
2022

Estar en forma engloba mucho más que el reflejo que vemos en el espejo, pues involucra un correcto funcionamiento de todos los aparatos y sistemas de nuestro organismo, tanto en el aspecto físico (sistemas músculo-esquelético, cardiorrespiratorio y metabólico), como el psíquico. Miguel Cerrón, coordinador de la carrera de Tecnología Médica, nos da algunas sugerencias desde la terapia física y rehabilitación para estar realmente en forma.

Los ejercicios isométricos son un tipo de contracción que mantiene en acción al sistema muscular y permite mantenerlo en forma, consisten básicamente, en someter al músculo a una tensión sin que haya movimiento. Son ejercicios muy utilizados en rehabilitación ya que fortalecen la musculatura que está alrededor de las articulaciones pero sin forzarlas. Constituyen, además, en una práctica muy segura que te puede beneficiar otorgándole más fuerza, más eficiencia (resistencia) y tonicidad a tus músculos. Lo mejor es que todas las personas lo pueden realizar en cualquier momento y en cualquier sitio.

¡Tú puedes empezar a ponerte en forma! Realiza estos ejercicios isométricos:

Rostro. Es posible utilizar los ejercicios isométricos para mantener tonificados los músculos de la cara y evitar la flacidez típica de la edad. Cierra los ojos con fuerza y aprieta los labios, trata de contraer toda la musculatura de la cara apretándola, mantén por 10 segundos y relaja.

Pecho. Extiende los brazos delante del pecho, paralelos al suelo, con los codos ligeramente doblados y mostrando las palmas hacia fuera junta las manos. Empuja una palma contra la otra tratando de tenar los pectorales mantén contracción al máximo por 5 a 10 segundos y relaja.

Hombros. Colócate de pie bajo el marco de una puerta con los brazos pegados al cuerpo. Trata de separar los brazos del cuerpo apoyando el dorso de las manos en los marcos laterales de la puerta de modo que impida el movimiento. Tensa tanto como te sea posible y aguanta. Protege tus manos con una toalla o similar si lo consideras oportuno.

Espalda. De manera similar al ejercicio anterior, pero esta vez colocáremos los brazos extendidos en paralelo al suelo y frente al pecho, luego empujaremos hacia afuera y hacia atrás buscando trabajar los músculos de la espalda utilizando de nuevo los marcos laterales  interiores de la puerta como resistencia.

Abdominales. Colócate en la posición para realizar una rutina de “planchas”. Nos tumbamos boca abajo y elevamos el cuerpo perfectamente recto apoyándonos tan solo en los codos, antebrazos y puntas de los pies. Mantenemos la posición tanto tiempo como seamos capaces.

Piernas. Nos colocamos como si estuviéramos sentados pero sin asiento alguno, apoyamos nuestra espalda en la pared con las piernas dobladas a 90 grados y vigilando que las rodillas no sobrepasen la punta de los pies. Mantenemos la posición tanto tiempo como seamos capaces.

Anímate a practicar estos ejercicios isométricos y cuando te sea posible realiza otras actividades como deportes o caminatas largas.

¿Quieres convertirte en un licenciado en tecnología médica? Estudia Tecnología Médica con especialidad en Terapia Física y Rehabilitación. Conoce más sobre esta carrera que ofrece la Universidad Continental aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here