El uso del sillar en la ciudad de Arequipa es la más fiel representación de cuando la Arquitectura se acopla al lugar donde se asentará. No es secreto que en nuestra región no abunda la madera ni tampoco otros elementos como la quincha, pero si esta bella piedra de origen volcánico que le da el nombre mundial con el que se conoce a nuestra ciudad: “Ciudad Blanca”.

EL sillar o ignimbrita es una roca ígnea (roca volcánica), al igual que lo es el material conocido como Puzolana, que con su color rojizo le da el nombre al distrito de Cerro Colorado en nuestra ciudad y además es un material muy usado en la producción de cementos adicionados; pero también debemos recordar que dentro de los derivados de este enfriamiento magmático tenemos a la piedra pómez, también muy usada en la construcción cuando queremos aligerar los concretos.

El sillar se extrae en las canteras ubicadas en la zona de Cerro Colorado, Yura y Uchumayo, estas canteras que actualmente forman la “Ruta del Sillar”, donde podemos ver otro uso adicional al que le damos en la arquitectura: Esculturas donde artesanos muestran sus habilidades para lograr elementos que serán de uso decorativo para fachadas, para viviendas y otros usos como son enchapes con este material.

En nuestra ciudad el uso del sillar predominó en la época colonial, entre los siglos XVI al XVIII, cuando se empiezan a construir la parte tradicional de nuestra ciudad para la clase social aristocrática asentada en nuestra ciudad, donde los constructores de la época usan este material como elemento que le da vida a la hoy conocida “Casa Arequipeña”, la cual está formada por dos patios centrales, donde alrededor de ellos giran las habitaciones. 

Es también es estos siglos en que se ven las obras más importantes del tipo Religioso Monumental que desafiando el tiempo se erigen en nuestro centro histórico como son: La Catedral de Arequipa, El convento de Santa Catalina con sus 20,000m2 y una combinación de colores muy atractiva a los ojos y que tiene razón de ser en minimizar el impacto de los rayos solares sobre el blanco de nuestro sillar. La iglesia de la Compañía y sus claustros, el Templo de San Francisco, entre otros monumentos de alta visita de turistas nacionales y extranjeros que han posicionado a nuestra ciudad como un destino turístico imperdible cuando se habla de visitar el Perú.

Dentro  de los elementos más representativos de nuestra Arquitectura con sillar, a parte del predominante color blanco que le da nombre a nuestra ciudad tenemos: El uso de contrafuertes, como soporte a los grandes arcos y bóvedas, los que también son muy representativas de nuestra Arquitectura Local, el uso de gárgolas para evacuar aguas de las cubiertas; además del empleo de pórticos en fachadas, definidas por columnas que jerarquizan los ingresos, al igual que los rosetones y anagramas al estilo  Barroco, las que jerarquizan y dan valor a las fachadas de nuestras viviendas más representativas, como son la Casa Tristán del Pozo, la que actualmente funciona como local de una entidad Financiera. También forman parte de nuestra arquitectura los muros anchos entre 0.80 m y 1.20 m. y los típicos pisos de “Damero Español” que alterna un bloque de sillar y un paño de piedra de canto rodado.

Hoy en día el uso del sillar ya no se da con la demanda de otras épocas, los nuevos materiales de más fácil producción y también más baratos son más usados en la construcción de nuestras viviendas, pero no igualan en riqueza espacial y calidad arquitectónica que se puede lograr con el sillar, no olvidemos que es la calidad de nuestra Arquitectura Arequipeña con sillar, la que logró hacer que nuestro centro Histórico haya sido reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 2000 por la UNESCO, los profesionales de la Arquitectura e Ingeniería no debemos vivir de espaldas a nuestra Arquitectura tradicional, sobre todo dando valor a este bello material como es el sillar, cuyo potencial constructivo ya está más que demostrado y su belleza, actualmente en nuestro país no tiene comparación. 

Andrés Rojas Durand
MBA Arq. Andrés Rojas Durand

Arquitecto de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa con  MBA en la PUCP. Residente de obra en empresas privadas y municipios y soy especialista en construcciones prefabricadas y en producción de concreto. Labores en Concretos Supermix en el área de Prefabricados, como Sub Gerente en Ladrillera el Diamante. Actualmente se desempeña como Ing. de Calidad en Cementos Bio Bio S.A. (Chile) y  Docente de la U Continental en la Escuela de Arquitectura.

Educación que transforma

Estudiar Arquitectura en la Universidad Continental te otorgará las herramientas necesarias para potenciar tus talentos. Conecta con tu Fuerza de ser arequipeño y participa de los talleres y actividades que despertarán tu mentalidad emprendedora.

¿Te interesa estudiar en la Universidad Continental?