El coronavirus ha marcado un antes y un después en todas las industrias, incluida la del entretenimiento. Cientos de miles de eventos deportivos, culturales, de entretenimiento, corporativos, musicales y sociales (incluido los esperados Juegos Olímpicos Tokio 2020) se cancelaron o postergaron.

Con un planeta que parece haberse puesto en pausa, nuestro mundo sigue girando en parte gracias a la tecnología. En la actualidad tenemos al alcance (desde cualquier dispositivo digital) el servicio de streaming, cuyo potencial podría salvar al mundo del entretenimiento de una gran recesión.

¿Cómo funciona el streaming?

El primer vídeo con transmisión en vivo apareció en 1993. Fue un concierto grupo musical Severe Tire Damage desde el exterior de Xerox PARC. Un grupo de ingenieros probaron su tecnología de transmisión por Internet, la red virtual MBone.

En 1995 la compañía Real Networks (fundada por un ex-empleado de Microsoft) fue la primera en transmitir un partido de béisbol entre los New York Yankees y los Seattle Mariners. Dos años después lanzaron RealPlayer, el primer sistema de reproducción de vídeo en streaming.

El funcionamiento consta de 4 pasos:

    1. Un usuario accede a una página en Internet con contenido en streaming. Esta página se encuentra en un servidor, que los contiene.
    2. Este servidor web le envía una solicitud a un servidor multimedia, el cual aloja físicamente los archivos de audio y vídeo.
    3. El servidor multimedia hace uso de un protocolo de transporte para enviar el contenido solicitado, dividiéndolo en pequeños paquetes.
    4. El ordenador del usuario recibe el contenido solicitado y posteriormente lo reproduce.

Cambios en la industria del entretenimiento

Los músicos han acudido en masa a los servicios de streaming mientras la industria recibe un duro golpe con la cancelación de festivales, eventos y giras. En este escenario los servicios de entretenimiento por internet viven un aumento de suscripciones y visitas.

En el Perú, se realizan  espectáculos online durante la cuarentena. Algunos vigentes son: La Feria Art Lima online (VIII Edición de la Feria) que se planeó de forma presencial pero, por las circunstancias, pasa a las plataformas digitales. El teatro nacional también ofrece propuestas culturales como: Retablo de Fiestas Patrias en vivo, mediante su plataforma. También hay recitales pendientes como el Concierto en Casa de Los Rabanes.

Este escenario, no es nuevo pero se ha vuelto más evidente con el coronavirus, los usuarios están más que dispuestos a pagar por el contenido digital de calidad.

Tecnologías diseñadas para el distanciamiento social

Hopin y Run the World son plataformas que permiten hacer eventos con hasta 100 mil participantes online (en el caso de Hopin). Pueden resultar útiles para la realización de conciertos en un mundo post coronavirus.

En cuanto a las tecnologías aplicadas a la indumentaria, existe Fundawear, ropa interior vibrante que nació pensada para parejas, con la visión de permitir “tocar al otro” a la distancia. The Alert Shirt, diseñada para que los fanáticos del fútbol sientan que son parte del juego al “ponerse la camiseta del deportista”.

El empleo del streaming tiene beneficios intrínsecos como el ahorro de espacio, acceso a contenido desde el extranjero. Además es indiscutible que resulta útil cuando es indispensable guardar distancia. Aunque, los eventos presenciales nunca van a dejar de existir porque las personas tenemos emociones y para transmitirlas es necesario el contacto físico.

Educación que transforma

En la Universidad Continental te brindamos los recursos necesarios para que desarrollar habilidades, enfrentar los retos educativos y laborales del  futuro. Estudia Ingeniería de Sistemas e Informática y sé parte de la revolución tecnológica.

¿Te interesa estudiar en la Universidad Continental?

Dejar respuesta