La ira: ¿Cómo impacta esta emoción en nuestra vida?, ¿Cómo controlarla?

0
3888

El ser humano experimenta diferentes emociones en el día a día, cada una de estas emociones son necesarias para lograr su adaptación y desarrollo, algunas con la ira, la felicidad, tristeza y más. Sin embargo, podría haber casos en los cuales la intensidad de esas emociones sea imposible de controlar.

Hablemos de la ira, en algún momento de vuestras vidas la habréis experimentado, pero tal vez no sabéis algunos datos importantes que a partir de ahora te permitirán controlar y gestionar de mejor forma esa emoción.

A saber, la ira es una emoción básica y es universal, va acompañada de una respuesta emocional caracterizada por una respuesta motora, fisiológica o cardiovascular, que implica distintas formas de expresión y de conducta; y aunque no lo creas es importante para la adaptación, lo que hace es preparar al organismo para reaccionar frente a un evento cuyo desenlace sea adverso para vuestros intereses. Sin embargo, el no poder controlar vuestra ira podría limitar vuestra adaptación y desarrollo, y en algunos casos tener desenlaces más complejos.

Es importante diferenciarla de hostilidad y agresión. En el primer caso, la hostilidad enmarca una actitud incisiva de restar valor a los demás; y en el segundo caso, la agresión es una conducta direccionada a causar daño a personas, animales y/o cosas.

Les comparto un caso en el cual se puede apreciar con claridad la ira. Se trata de un adulto joven, quien tenía mucha prisa por pagar unos productos que había comprado en un supermercado, que no se había fijado que estaba en una caja de atención preferencial. Al verse en esa situación contestó molesto: “yo estoy apurado, mis compras son mínimas, mi tiempo vale”, “no vi el letrero, está muy chiquita la letra”, “no voy a salir de la cola”, estaba con el rostro ruborizado, alzaba la voz y tenía las manos haciendo puño, ante este suceso inmediatamente vino el agente de seguridad del lugar, le indicaron que se tranquilice, ceda el paso y espere su turno; ante lo ocurrido, tiró los productos y salió del supermercado.

Este es sólo un ejemplo de una situación cotidiana de un manejo inadecuado de la ira, y ¿tú?, ¿Te enfureces cuando alguien no hace lo que tú quieres?

Recuerda que la ira es una emoción natural y sana, sólo necesitas afrontarla positivamente; si, por el contrario, la ira es descontrolada podría vulnerar tu salud y tus relaciones.

A continuación, te comparto algunas estrategias para aprender a controlar la ira:

1. Realiza el “3P” pausa, piensa y usa la palabra:

Cuando está enojad@ puede decir algo de lo que se puede arrepentir; por ello, haz una pausa, piensa lo que será mejor decir, y luego haz uso de la palabra.

2. Expresa lo que sientes:

Comunica lo que piensas, sientes y deseas de manera clara y directa, se asertiv@.

3. Practica la meditación:

La meditación te ayudará a sentirte mejor, y más calmad@ para manejar lo que ocurra después.

4. Busca una solución:

Plantea formas de resolver lo que te genera enfado y utiliza la que sea viable. Por ejemplo: Te enoja que se vaya el agua caliente de noche y a esa hora querías ducharte, entonces dúchate más temprano o calienta agua para que te duches, ya sabes que no hay agua caliente a esa hora, etcétera.

5. No guardes rencor:

Perdona de corazón, el reprimir emociones de ese tipo, podría afectar tu salud. Por ejemplo: desarrollar hipertensión, depresión, irritabilidad crónica y malhumor, etcétera o afectar tus relaciones sociales, tener conductas pasivo agresivas o una actitud cínica y hostil con los demás.

6. Usa el humor:

Afronta lo que te enoja con humor. Es importante aprender a reír de ti mismo o de tus acciones de forma constructiva, es una forma de canalizar lo que sientes frente a algo que no salió como esperabas. Por ejemplo: Sales a regar tu jardín exterior y no abriste el grifo de agua, es obvio que estés con la manguera en la mano y no salga agua, te darás cuenta que no abriste el grifo… ríete, abre el grifo y riega, verás que te sientes mejor…

7. Realiza actividades que disfrutes:

Realiza actividad física, sobre todo una actividad que realmente disfrutes hacer.

8. Busca sentirte relajado y en calma:

Practica ejercicios de respiración profunda, imaginería, escucha música, realiza posturas de yoga, etcétera.

9. Busca ayuda:

Si tu ira parece estar fuera de control, haces o dices cosas que lastiman a los demás y te hacen sentir mal, no esperes, actúa ya, busca ayuda.

Mariuccia Angeles Donayre
Mariuccia Angeles Donayre

Doctora en Psicología
Universidad Continental, Facultad de Humanidades, Escuela Académica Profesional de Psicología

Educación que transforma

¿Te interesa comprender y analizar la mente humana? Estudia Psicología en la Universidad Continental, desarrolla tu pasión, cumple un propósito de vida y ayuda a que las personas lleguen a su máximo potencial.

¿Te interesa estudiar en la Universidad Continental?

"*" señala los campos obligatorios

*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.