¿El cambio es bueno?

Sí, el cambio es bueno aunque puede resultar difícil. Sin embargo, lo importante es avanzar. En palabras de Lao Tse: “un viaje de mil leguas comienza solo con un paso”. 

Si observamos la historia de la humanidad hallaremos que el cambio ha estado presente allí donde miremos: en la naturaleza, en la sociedad, en el clima, en nuestros propios cuerpos. Por lo que podemos afirmar que el cambio es intrínseco del tiempo, es decir, que dada una cantidad adecuada de tiempo, todas las cosas tienden a cambiar de un modo u otro. Como lo describe la teoría de los filósofos presocráticos: “todo cambia y todo fluye”.

Concluyendo que el cambio es una etapa inevitable, lo único que podemos controlar es nuestro propio andar.  Primero con la aceptación de los hechos y sabiendo que las decisiones de hoy son las que determinarán el futuro. Es cierto que la mayor parte de lo que ocurre y ocurrirá en el mundo no lo podemos controlar pero sí podemos decidir que acciones tomar al respecto.

Por que ante los sucesos lo único que garantiza el éxito es la perseverancia y la capacidad de ver soluciones cuando la mayoría ve problemas. Es decir que todo resulta favorable cuando el conocimiento y oportunidad coinciden y esto se logra cuando avanzamos pese a los obstáculos.

Como en el siglo XVIII, un cambio removió al mundo, cuando llegó la Revolución Industrial con una serie de innovaciones tecnológicas y la utilización de nuevas fuentes de energía que sustituyeron la mano de obra por las máquinas. El mundo, lejos de retroceder, se adaptó y la humanidad dio un salto a la modernidad.

La crisis sanitaria mundial

La actual crisis sanitaria global trae consigo transformaciones que se llevarán por delante algunas prácticas obsoletas. Es de esperarse que desde este encierro forzado se consoliden ideas de apertura que ya vienen gestándose hace tiempo desde las fronteras del conocimiento. 

La era digital nos ha alcanzado. Hoy somos parte de esta fuerza del cambio que nos impulsa como un trampolín vertiginoso a un futuro incierto y al mismo tiempo superior. Es hora de actuar como la raza fuerte, guerrera Inca, exploradora y cuestionadora.  

Seamos ciudadanos reactivos, constructores de nuestro destino. Es momento de entender que todo lo que venga nos pertenece, con la conciencia que nada llega solo y todo se construye mediante el trabajo, la disciplina y una mente abierta.

Educación que trasciende

La innovación y la tecnología son fundamentales para afrontar los cambios y permitir el desarrollo. Estudiar en la Universidad Continental te otorgará las herramientas necesarias para potenciar tus talentos. Sé parte de la Fuerza del Cambio y hagamos del Perú un mejor país.

¿Te interesa estudiar en la Universidad Continental?

Dejar respuesta