Además de cubrir nuestras necesidades, la ropa que usamos puede tener un impacto positivo en el planeta y en la sociedad.

hoseg-la-iniciativa-que-abriga-a-ninos-y-ninas-en-zonas-altoandinas-universidad-continental-3.jpg
«Höseg es un emprendimiento social que nace con la necesidad de ser agentes de cambio. Lo que busca es mejorar la calidad de vida de las personas y lo empezamos haciendo con los niños»

‘Aquí todos los días es invierno, durante las cinco de la tarde y siete de la mañana’. Esto fue lo que le dijo una niña de la Comunidad Pumahuanca en Cusco a Juan Carlos Sznak. Tiempo después, Juan Carlos reflexionaría sobre las brechas sociales de nuestro país y fundaría Höseg, una iniciativa social que abriga a niños en zonas altoandinas.

El término ‘höseg’ significa calor en húngaro y es así que esta iniciativa nace con una consigna clara: ser una empresa socialmente responsable. El emprendimiento se basó en el modelo de negocio compra uno, dona uno impulsado por el empresario Blake Mycoskie. ‘Proponemos que por la venta de una de nuestras casacas abriguemos a un niño en comunidades altoandinas’, afirma Juan Carlos.

“Nosotros queremos que el acto de comprar se convierta en impacto”

Juan Carlos Sznak

A la fecha, abrigaron a más de 9 mil niños y niñas de zonas vulnerables con casacas solidarias, estas prendas son de color rojo inspirado en la cochinilla, un insecto que brinda un tinte natural frecuentemente usado por las comunidades andinas en sus textiles.

Para confeccionar las casacas se reciclaron alrededor de 20 mil botellas con las que se fabrica la fibra térmica que brinda calor y protege a los niños del frío.  Además, sembraron más de 2 mil árboles y desde su creación tienen 12 tiendas físicas en la que ofrecen sus productos.

Höseg es una empresa con Certificación B. Lo que significa que su finalidad no solo es generar dinero, sino también impactar positivamente en lo social, lo económico y lo ambiental. Para ello se asocia con otros agentes que contribuyan a la causa y al mismo tiempo sean beneficiados. 

hoseg-la-iniciativa-que-abriga-a-ninos-y-ninas-en-zonas-altoandinas-universidad-continental-1.jpg
Gracias a esta acción 450 niños huancavelicanos fueron abrigados, 900 botellas de plástico fueron recicladas y se plantarán 636 árboles en Omacha, Cusco.

Somos revolución positiva

Gracias a la política de impacto social de la Universidad Continental, nos asociamos con Höseg, como resultado se implementó el programa #Vestuarios363 para 150 de sus colaboradores. Cada vestuario estaba conformado por una casaca, un chaleco, un sweatshirt y tres polos.

Por cada vestuario de seis piezas adquirido por la universidad, se abrigaron a 3 niños, se reciclaron 6 botellas para la confección de las prendas y 3 árboles serían sembrados. Además, diez internos del Centro Penitenciario Ancón II, en Lima, se encargaron de la confección.

hoseg-la-iniciativa-que-abriga-a-ninos-y-ninas-en-zonas-altoandinas-universidad-continental-4.jpg
«Somos 100% creyentes que podemos consumir de una manera responsable y que las cosas que compramos para nosotros le pueden hacer bien a otras personas», dice el fundador de Höseg, Juan Carlos Sznak.

Gracias a esta acción un total de 450 niños huancavelicanos fueron abrigados, 900 botellas de plástico fueron recicladas y se plantarán 636 árboles en Omacha, Cusco. “Estamos super orgullosos de contar con la Universidad Continental. Hemos co-diseñado los uniformes para el personal administrativo”, finaliza ‘Juanca’.

Genera impacto positivo

En la Universidad Continental empoderamos a nuestros estudiantes para que transformen sus vidas y su entorno. Postula ahora y conviértete en el profesional que busca generar impacto positivo en el mundo.

¿Te interesa estudiar en la Universidad Continental?